La catedral de Limón.

Si ya de por sí es fea, si está nublao ni te cuento.

Si ya de por sí es fea, si está nublao ni te cuento.

.

A la Lima y al Limón,
tú no tienes quien te quiera.
A la Lima y al Limón,
te vas a quedar soltera.

Concha Piquer ya se lo olía en los cincuenta.

.

Güenas y malvadas noches, encofrades.

Hoy, en el TEMPLO DEL MAL, dejamos de lado las neblinosas comarcas del Yunaitid Quindón y nos trasladamos a las azuladas y cristalinas aguas del Caribe. Más concretamente a Limón, Costa Rica (que de costa sí, pero de “rica”, no mucho, porque ni es comestible ni hay mucho parné que se diga). Y ustedes dirán… pero, ¿existe un sitio que se llama “Limón”? Pues paresce que sí… y si no, le preguntamos al encofrade Soren Vargas que es natural del país y que nos saque de dudas, que pa’ eso le tenemos entre nosotros: para que trabaje y no se haga tanto el guapo con las chavalas que las trae a toas locas.

Además, viene al pelo que se llame “Limón”, porque la protagonista de hoy nos va a dejar la misma cara que se le queda a uno después de chupar uno de esos cítricos… Con todos ustedes, la catedral católica del Sagrado Corazón de Jesús de Limón, Costa Rica.

Sigue leyendo

Anuncios